Viral de la semana (y de la historia quizá): Dove Real Beauty Sketches

Cuentan en Mashable que el celebérrimo spot de Dove publicado hace un mes se acaba de convertir en el el anuncio más visto de la historia con más de 114 millones de views en Youtube (según mis datos está cerca de los 120 millones) y superando al poseedor del anterior record, los bebés patinadores de Evian. Un spot, que a tenor de los datos del canal estadounidense de Dove, ha tenido un importante impacto en hombres y mujeres de entre 45-54 años y chicas de entre 13-17 años y, a modo de curiosidad, en usuarios de lengua portuguesa (un 15% del total; 78% inglés).

Mucho se ha dicho de esta pieza, pero me vais a permitir que me ponga la bata de científico y critique la credibilidad de lo que el anuncio muestra. Supuestamente, el artista forense realiza dos dibujos de cada mujer. El primero de ellos basado en la descripción que la mujer hace de sí misma. El segundo, basado en la descripción que una persona hace de otra. Según reza la descripción que hace la gente de Dove  se trata de un experimento social. Pues bien, si se trata de un experimento social está bastante mal realizado. Por mucho que las imágenes y la música traten de mostrarnos que todo se hacía en un entorno agradable, nada más lejos de la realidad. Las cámaras o la extrañeza provocada por la propia situación no crean una atmósfera en la que el sujeto exprese con libertad sus pensamientos. Creo que el fallo se encuentra especialmente en la descripción que hace una persona del aspecto físico de otra. Dudo mucho que alguien vaya a poner a caer de un burro a otra persona, por muy desconocida que sea, en una situación como ésta. Más bien al contrario. La deseabilidad social va a hacer que tratemos de ser políticamente correctos y que no digamos lo que realmente pensamos del prójimo. Esto se ha demostrado en multitud de experimentaciones, especialmente con la presencia física de encuestadores (en este caso un señor detrás de una cortina).

Vale…que me estoy poniendo muy científico…que lo relevante es lo emocional del anuncio y que nadie (o casi nadie) se va a plantear estas cosas. De acuerdo, pero al igual que criticaba la credibilidad de la campaña de Coca-Cola hace unas semanas, debo criticar también la credibilidad de esta otra.

Os dejo el vídeo por si algún despistad@ aún no lo ha visto:

Share