¿El adios del Happy Meal?

Foto: robad0b en Flickr

El Gobierno ha remitido el proyecto de la nueva Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición al Congreso de los Diputados, una vez que el texto ha sido estudiado por las comunidades autónomas y representantes del sector (industria, colegios profesionales y consumidores).

Uno de los objetivos fundamentales de la nueva Ley es combatir la obesidad, en especial en el caso de los menores de edad. Objetivo muy loable pero que va a suponer un durísimo golpe para la industria alimentaria, de la distribución e incluso el sector publicitario. La nueva normativa (aún pendiente de aprobación) propone eliminar la difusión de anuncios, protagonizados por famosos, de alimentos con altos niveles de grasas y azúcares, la dispensación de estos productos  en los colegios, y los regalos, premios, obsequios, bonificaciones y similares para promocionar la compra.

Más allá de los fabricantes de productos con alto contenido en grasas y azúcares, esto afecta especialmente a dos actores de la distribución. Por un lado, las empresas de vending que ven limitado uno de los mercados más rentables. ¿Os imagináis una máquina de vending sin bolsas de patatas fritas o chocolatinas? Yo desde luego no. Por otro lado, se prohibe la práctica, tan común en las cadenas de comida rápida, de regalar juguetes a los chavales para incitar la compra. ¿Se acabaron productos como el Happy Meal de McDonald´s o el menú DiverKing de Burger King?

La cosa no queda ahí, sino que incluso el artículo 46.2 impide la realización de anuncios de estos productos en redes sociales. Esto, unido, a la imposibilidad de usar famosos en los spots, supone una bofetada para el sector publicitario, tanto en lo que a ingresos se refiere, como a la eficacia de los propios anuncios.

Veremos como evoluciona la normativa en las próximas semanas, aunque parece difícil que el Gobierno ceje en su empeño de sacarla adelante. Lo cierto es que, como en el caso de las medidas contra el tabaco, es difícil no estar a favor de la nueva Ley. No obstante, la vía de la coerción normativa no es suficiente. En este sentido, la educación es un aspecto clave para reducir el gravísimo problema de la obesidad en nuestro país.

Share