Masticando emociones

Hoy os traigo un perfecto ejemplo de publicidad emocional realizado por la marca de chicles Extra.

El trabajo nos muestra como los momentos en los que compartir unos chicles se pueden convertir en acontecimientos memorables. En recuerdos duraderos, como el sabor del chicle. El spot cuenta la historia de un padre y su hija a lo largo de los años, compartiendo la marca en momentos felices. El padre regala una pajarita hecha con el envoltorio del chicle. Finalmente, vemos como su hija, al irse de casa, ha guardado todas las pajaritas.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fgC84kDhWl4]

Share