Nuevas tendencias en e-commerce: Social Shopping

Uno de los mayores problemas a los que debe enfrentarse un online retailer es recrear la experiencia de compra que se produce en los establecimientos tradicionales. Pensemos, por ejemplo, en el impacto que tienen sobre la conducta de compra las distintas técnicas de merchandising, como colocar los productos en determinada zona de los líneales o la configuración de la circulación de las personas en los supermercados. Llevar esto a la Red es complicado y de hecho cualquiera que haga la compra habitual en un “super digital” sabrá lo pobres que suelen ser este tipo de sites en lo concerniente a crear experiencias de compra diferentes.

Una de las técnicas que se vienen utilizando desde hace no más de 3 años y que, como tantas otras cosas, ha crecido con los Social Media y la web 2.0, en la Social Shopping (Compra Social). El objetivo de este tipo de websites es replicar online el efecto de las sugerencias. Este tipo de influencia es más evidente en unos productos que en otros, por ejemplo, en la adquisición de un disco de música o una prenda de ropa estamos tremendamente influenciados por las recomendaciones que nuestros amigos puedan realizarnos o por lo que piensen los demás sobre la compra que hemos hecho. Pues bien, sites como Kaboodle, Stylehive o ThisNext tratan de llevar a Internet estás influencias sociales, aunque lo llevan a cabo de manera distinta.

Kaboodle cuenta en la actualidad con medio millón de usuarios registrados, los cuales crean perfiles y listas de productos que recomiendan adquirir o que les gustaría poseer algún día. Estás listas pueden ser de consumo interno, por ejemplo una lista de boda, aunque lo que se busca es que se conviertan en listados públicos que el resto de usuarios de Kaboodle voten. De esta manera, Kaboodle se convierte en una especie de Del.icio.us de enlaces a sitios de comercio electrónico.

Stylehive o ThisNext tienen una modelo de negocio distinto ya que su objetivo no es crear listas de compra, aunque también tienen esa opción, sino que los usuarios de su red se conviertan en personas que marcan tendencias. Se trata de que estos usuarios sean una especie de Paris Hilton o Pe Cruz, pero sin dejar de ser personas de “carne y hueso”. Dicho de otra manera, estas webs son un sistema de gestión de la reputación para compradores, un sistema muy similar al que puede verse en los sitios de subastas como eBay, donde cada vendedor es valorado por los compradores para crear una reputación o confiabilidad determinada. La idea es muy interesante, porque como comentaba anteriormente la influencia es especialmente importante en algunos productos, como los relacionados con la moda, los viajes o aquellos que exijan ciertos conocimientos técnicos.

En España también existen proyectos similares, entre los que destacamos a la red Shoomo, especializada en la valoración de productos, y 11870, especializada en la valoración de tiendas físicas, entre otros. En definitiva, una nueva tendencia que revitaliza el cierto letargo en el que se encontraban las webs de comercio electrónico.

Share