Etiquetas: universidad

La Universidad en coma

RecortesCreo no haber exagerado mucho con el título de esta entrada. La Universidad, al menos en España, está en estado comatoso a todos los niveles. Los estudiantes no entienden y sufren los cambios en los planes de estudio, los recortes y retrasos en las concesiones de becas, el aumento de las tasas, el hacinamiento en las clases y el mal estado de las aulas. A modo de ejemplo, en la Facultad de Filosofía y Letras de Unizar se cayó un trozo de techo y el armazón de los fluorestentes en menos de 24 horas. A mi personalmente y a otra profesora casi nos cae encima una placa de escayola, y Dios sabe que hubiera pasado.



Acabo la Uni, y ahora qué??

733-670the-american-university-beirut-lebanon-middle-east-posters1Entre papeleos y reuniones saco un poco de tiempo para recuperar la buena costrumbre de postear. Algo muy saludable para despejar cuerpo y mente, como el Red Bull.

Ayer estuve charlando con un estudiante al que di clase el curso pasado y que en estos momentos anda por Polonia de Erasmus. Me comentaba que estaba interesado en trabajar en marketing y me pedía mi opinión al respecto. Sirva este caso para todos aquellos que se estén planteando cosas similares.

El alumno en cuestión está cursando Económicas lo cual da unos conocimientos en materia económica pero no de gestión. Esto hace más que necesario fortalecer su formación mediante un programa especializado en gestión, como un MBA. Hablamos de qué master elegir. Ciertamente el tema de los masters se ha devaluado en los últimos años, algo parecido a lo que ha ocurrido con la formación universitaria, pero en mi opinión son una buena opción para salir con garantías al mercado laboral y recibir la formación que no te han dado en la Universidad.

Ahora bien, ¿cómo elegir el master? Creo que hay 4 variables que considerar:

  • Nombre: indudablemente la institución que imparte el título tendrá una imagen que en muchos casos abré un gran número de puertas (e.g. IESE, IE)
  • Profesorado: esto es algo que muchas veces no se mira cuando se elige un master, gente de empresa y de Universidad deberían formar parte del claustro.
  • Bolsa empleo: muchos afirman tener una bolsa de empleo que en realidad no es más que una bolsa de prácticas mal remuneradas en empresas. Ojo.
  • Coste: los masters hay que valorarlos como una inversión. No hay un buen master barato, aunque los masters que se están implantando en la Universidad según los planes de Bolonia tienen una buena calidad/precio.

Otras sugerencias que se me ocurren para los recien licenciados es que acudan a sus profesores, colegios profesionales, cámaras de comercio, etc. para pedir asesoramiento o dejar su CV (muchas tienen bolsa de empleo). Los profesores a veces también sabemos de empresas que buscan gente. Evidentemente, lo que mejor funciona para encontrar un buen trabajo es tener a alguien conocido en la empresa, vamos un padrino. Pero creo que muchas veces es más una cuestión de buscarse el padrino que tenerlo. Usar las redes sociales, asistir a conferencias o armarse de valor y pedir una reunión con alguién de RRHH son opciones muy válidas.

Ademas hay que diferenciarse y no depender de los demás. Os cuento dos casos. Miguel Galve quería trabajar en e-marketing y aprendió sólo en sus ratos libres, montó su empresa de SEO y ahora trabaja en una de las mayores agencias de viajes online como responsable de Internet. Javier Prenafeta hizo un master de especializacion pero luego se labró una gran reputación con su blog y aprendiendo por su cuenta.

Otra forma de diferenciarse y hacer méritos es si estáis de Erasmus aprovechar para buscar unas prácticas allí, o si queréis trabajar en exportacion, muy demandado, aprender inglés y un idioma de un BRIC (Brasil, Rusia, India, China) o polaco.

En fin, que hay que ser optimista y trabajar duro. Yo soy de los que piensan que el tiempo pone a todo el mundo donde se merece, bueno, casi siempre 😉



El estado de la Ciencia en España

palm z en Flickr

Foto: palm z en Flickr

A los investigadores de marketing -supongo que con el resto de disciplinas científicas ocurre lo mismo- se nos valora fundamentalmente por la calidad de las publicaciones que obtenemos. Evidentemente, la calidad de la docencia (algo que no es fácil de valorar con los sistemas actuales), los años en la profesión o las actividades de gestión que se realicen en la Universidad o centro en el que se trabaje también son valoradas. Pero la calidad de los papers, o más bien el prestigio de la revista donde publicas, es lo más importante. Digo esto porque a veces no hay una correlación positiva entre la calidad de lo publicado y la calidad de la revista, lo cual dicho sea de paso me genera bastante cabreo, porque a un servidor eso de meter un paper malo en una buena revista aún no le ha pasado. Pero hay gente con suerte, o con buenos padrinos.

Con este panorama a los científicos no nos queda otra que publicar lo mejor que podamos, lo cual no es nada fácil en este país por varios motivos:

  • No existe una carrera de investigador como tal en la Universidad (salvo los becarios, que están en formación, y algunos centros de investigación). Así, entre clases y actividades que nada tienen que ver con la Ciencia, muchas veces te queda muy poco tiempo para pensar. Y realmente, pensar debería de ser nuestro trabajo.
  • Durante años no se ha valorado la calidad investigadora. Ello ha provocado que gente sin publicaciones o sin tesis doctorales se haya colocado de funcionario. Por supuesto, es un fallo del sistema y no de los implicados. ¿Por que habrías de esforzarte en publicar si con dar tus clases medianamente bien consigues un buen puesto de trabajo? Afortunadamente esto ha cambiado en los últimos años, y la nueva hornada de investigadores, así como gente más senior que hasta ahora no se había preocupado por estas cosas, están posicionando a la investigación española en un mejor lugar.
  • No existe cultura de internacionalización. Al igual que ocurre en un negocio, en un entorno como el actual la internacionalización de actividades es un objetivo inevitable. Más si consideramos que las fuentes de financiación locales y nacionales a la investigación tienden a disminuir, con lo que el que quiera “pasta” debe conseguir partners extranjeros con los que proponer proyectos de gran envergadura a organismos internacionales. A pesar de ello la investigación española está a años luz de otro países, en los que no se concibe trabajar en equipos puramente nacionales y donde la mayor parte de sus integrantes pasan buena parte de su carrera profesional de estancias en el extranjero haciendo networking y aprendiendo.
  • La empresa española no valora a los investigadores. En otros países, como Alemania, ser Doctor es garantía de prestigio y esfuerzo. En España, a los investigadores la empresa, sobre todo las grandes aunque no se lo crean, les da la espalda. Esto es especialmente palpable en las Ciencias Sociales como el marketing. El diálogo empresa-Universidad es más necesario que nunca, pero para ello ambas partes deben de poner de su parte.

A los factores anteriores añadan otros como el lamentable estado de muchos centros de trabajo, el nivel de inversión en I+D en este país, la falta de vocaciones investigadoras, el problema con los idiomas extranjeros o la informática, y verán como el panorama es complicado.

Ayer leía un trabajo del último número del Journal of Marketing (“What Does It Take to Get Promoted in Marketing Academia? Understanding Exceptional Publication Productivity in the Leading Marketing Journals”, por Steven H. Seggie y David A. Griffith) donde se analizaba la productividad que un investigador debía tener para promocionar en, si no recuerdo mal, los 70 mejores centros de investigación del mundo. Básicamente, la conclusión es que si te quieres quedar en alguna de las mejores Universidades (no creo que en la lista hubiera alguna española) debes colocar almenos 0,26 papers de media al año en alguna de las 4 revistas Top (Marketing Science, Journal of Marketing, Journal of Marketing Research, Journal of Consumer Research). Yo creo que este es el camino si queremos una Ciencia de verdadera calidad en nuestro país. Pero no olvidemos que no partimos desde la misma posición que el resto de países. Que hay cambios que realizar, tanto en medios como en mentalidad de la sociedad española. Mientras estos cambios no se produzcan mucho me temo que seguiremos mirando a otros países con envidia, cuando no tendremos que marcharnos al extranjero como ha ocurrido con tantos y tantos buenos científicos españoles.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies